viernes, 26 de abril de 2013

Minucias


Hay días en que el dolor se transforma, pasa por una espiral de colores y ya no es negro, ya no es malo ni es bueno, ya no es monstruo ni es santo. Hay días en que pasa a ser otra cosa y se desdibuja y se acomoda y me llena lazos. Hay días en que saco a pasear todos mis rectángulos para perderlos en la búsqueda desesperada de la curvatura, del círculo, del tiempo, del origen, del viento. Y descubro, en esos días, que no reconozco mis manos y quiero hablar del mar y del sol y de mí y de vosotros, pero no recuerdo los fonemas. Hay días en que olvido la fantasía, en que pierdo la fe, en que vuelve la música, en que vuelvo a la escuela, en que rompo los acuerdos. Y me desnudo en todos los supermercados y me encuentras en todos los odios y despierto a los leones. Hay detalles que me atrapan y cristales que se rompen con la llegada del verano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada