jueves, 8 de julio de 2010

Automaltrato.


Sudaba. Era una noche de verano, estaba corriendo sola y sudaba. Estaba huyendo de ella misma. Mientras corría se quitó todas las pulseras, la camiseta, los zapatos, la goma del pelo...Cada vez iba más deprisa, como si al liberarse de todas esas cosas banales pesase menos. Sus pies a penas tocaban el suelo, el pantalón, la ropa interior, todo quedaba atrás. No era una escena idílica, no tenía un cuerpo esculpido ni corría por la playa. Corría por el asfalto de las calles vacías, alumbradas por las farolas indiferentes. Huía de su pasado, presente y futuro, de aquella ciudad, de la gente. Huía de la persona en la que se había convertido, de los ruidos, de los gritos. LLoraba, nada tenia sentido. Cada vez pisaba más fuerte y notaba como sus piernas retumbaban pero no importaba. Luchaba, por una vez. Su corazón latía cada vez más, más rápido, más fuerte, más ruidoso. Y entonces despertó. Abrió los ojos y allí seguía, sentada en aquel sofá mullido que conservaba la forma de su trasero. Sentada en aquel salón mustio al que a penas le llegaba la luz. Se frotó un poco los ojos para poder ver los mismos visillos de siempre, los que odiaba en casa de su padre y ahora también en su casa. Aquellos visillos que precisamente no dejaban que entrase el sol por las ventanas. Se levantó silenciosa, arrastrando los pies por el pasillo como de costumbre, se quitó las pulseras, los zapatos, la goma del pelo... Abrió la puerta cuidadosamente y se fue para siempre.

5 comentarios:

  1. Eloge de la fuite... (H. Laborit)
    "Quand il ne peut plus lutter contre le vent et la mer pour poursuivre sa route, il y a deux allures que peut encore prendre un voilier : la cape (le foc bordé à contre et la barre dessous) le soumet à la dérive du vent et de la mer, et la fuite devant la tempête en épaulant la lame sur l’arrière avec un minimum de toile. La fuite reste souvent, loin des côtes, la seule façon de sauver le bateau et son équipage. Elle permet aussi de découvrir des rivages inconnus qui surgiront à l’horizon des calmes retrouvés.
    Rivages inconnus qu’ignoreront toujours ceux qui ont la chance apparente de pouvoir suivre la route des cargos et des tankers, la route sans imprévu imposée par les compagnies de transport maritime."
    A veces, huir, es la única forma de continuar la lucha, todo vale más que la asunción en la pasividad… Ante la imposibilidad de aprehender lo incognoscible, el verdadero héroe es el que intenta,hasta en la última fracción de tiempo…

    Vous connaissez sans doute un voilier nommé « Désir ». :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A veces nos sentimos así,
    está en nuestra naturaleza ser inconformistas.
    Pero siempre hay alguien que sonríe a tu lado.
    Aparte, a veces no es necesario marcharse para
    siempre, solo cambiar los visillos ;)

    Te quiero !

    ResponderEliminar
  3. Me recuerda un poco a la paloma de Kant cuando creía que la resistencia del aire le impedía volar mejor y desconocía que volaba precisamente por ella.

    Subyace en tu relato esa libertad que anhelas, aprovecha la resistencia para volar más y mejor.

    "Que va ser de ti lejos de casa..." Ay ^^

    ResponderEliminar
  4. Vivir consiste en huír detrás de un sueño hasa reventar.

    ResponderEliminar